Representantes De Los Cuatro Grandes Partidos Debaten En ABC Sobre Medidas Para Generar Empleo

Un mercado laboral estable para promover la creación de empleo es uno de los puntos en los que los cuatro grandes partidos se ponen de acuerdo, aunque la controversia comienza cuando se pone en cuestión cuálesson las medidas que hay que llevar a cabo para conseguirlo. Así lo demostraron este jueves Carolina España, portavoz del PP en el Pacto de Toledo, Sergio Gutiérrez, secretario general de la delegación socialista en el Parlamento Europeo, Alberto Montero, expresidente de la Comisión de Empleo y candidato de Podemos al Congreso, y Sergio Brabezo, concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid en un debate llevado a cabo en ABC, que estuvo moderado por Ana I. Sánchez.

Sus discrepancias sobre las fórmulas para generar empleo y sus posiciones contrarias sobre la reforma laboral se contrapusieron con la apuesta por alcanzar un acuerdo que garantice la sostenibilidad del sistema de pensiones.




Mercado laboral

Con el paro como uno de los principales problemas para los españoles, los representantes de los cuatro partidos expusieron las recetas que se deberían aplicar para mejorar el panorama en materia de empleo. Carolina España abrió el debate hablando de un «giro de 180 grados» en la tendencia de la generación de empleo, con 1.500 nuevos puestos de trabajo al día. El objetivo de su partido, dijo, es el de continuar creando 500.000 empleos al año a través de medidas basadas en la estabilidad que beneficien a las empresas, así como el fomento de la contratación indefinida y con fórmulas como la tarifa plana de los autónomos.

El representante del PSOE no se mostró de acuerdo con el diagnóstico de la situación dibujada por la portavoz popular, y tachó de «totalmente precario» el empleo que se está creando, lo que derivó en un debate sobre la temporalidad del mismo, a lo que la popular respondió con un dato: «Tres de cada cuatro tienen un contrato indefinido en España», concluyó. Sergio Gutiérrez propuso un cambio en la política laboral que comience por derogar la reforma del mercado de trabajo, y por poner en marcha un plan de choque para que las administraciones públicas contraten a 217.000 parados de larga duración. También propuso bonificaciones especiales para contratar a mayores de 45 años, jóvenes y mujeres y un cambio del modelo productivo: «España es el país de la Unión Europea que más necesita de inversiones», aseguró.

Alberto Montero, de Unidos Podemos, se refirió a esa temporalidad como una «problemática específica» del mercado laboral español, que se ha ido profundizando en los últimos años como consecuencia de las dos reformas laborales de 2010 —levada a cabo por el PSOE— como la de 2012 del PP. «Coincido plenamente en que al menos la de 2012 habría que derogarla», afirmó dirigiéndose a Gutiérrez.

Brabezo (C’s) por su parte, apostó por «medidas concretas» para «ser iguales o mejores que los países europeos. Tenemos que liderar Europa», dijo. Para ello, y como fórmula para acabar con la temporalidad, apostó por el contrato único y la formación, «tanto para los que ya están empleados como para los que están en paro».

Reforma laboral

La reforma laboral que llevó a cabo el PP en 2012 fue uno de los puntos con más discrepancias entre los participantes en el debate. Mientras Carolina España defendió la necesidad de mantenerla, al considerar que es a través de ella como se está creando empleo en el país, tanto el representante del PSOE como el de Unidos Podemos, apostaron por su derogación. Gutiérrez habló de la permisividad que esta da para «que se pueda despedir por causas subjetivas», mientras que Montero argumentó que está aumentando la temporalidad en la contratación y resta capacidad a la negociación del salario. Brabezo, por su parte, aunque no mostró abiertamente su posición acerca del mantenimiento o derogación de la misma, aseguró que «derogar la reforma laboral no es el problema, no es lo que tenemos que hacer», al tiempo que abogó por la necesidad de un nuevo mercado laboral.

Prestaciones sociales


Un tercer bloque sobre las prestaciones para los parados abrió otro punto de discusión entre los participantes. Los representantes de PSOE, Podemos y Ciudadanos las consideraron insuficientes, mientras que Carolina España destacó que la apuesta de su partido es la de seguir creando empleo «para que cada vez haya menos personas que necesiten la prestación por desempleo». Además, destacó la prórroga del plan Prepara y el plan de Activación para el Empleo para aquellas personas que hayan agotado todas sus prestaciones. Montero (Podemos) consideró que las prestaciones «estaban adaptadas a un mercado laboral que ya no existe», y sacó a relucir a los «trabajadores pobres», para los que propuso un un plan de garantía de rentas que permita que ninguna persona se quede por debajo de los ingresos mínimos. Gutiérrez (PSOE) habló de un «ingreso vital» para quienes no reciben ninguna ayuda, y Brabezo (C’s) se centró en dos medidas: un plan de emergencia social y un complemento salarial que mejore los ingresos de esos «trabajadores pobres».